Suscríbete para recibir información acerca de los contenidos que publicamos y para conocer las últimas novedades sobre nuestros productos y actividades.

Cerrar Popup
anterior cerrar

Ma vie va changerPatricia Almeida y David-Alexandre Guéniot siguiente

MVVC 01MVVC 02MVVC 03MVVC 04MVVC 05MVVC 06

La vida pública y privada de las fotografías

Javier Ortiz-Echagüe

Ma vie va changer es uno de los trabajos más intensos y complejos de la editorial Ghost. Realizado entre 2011 y 2013, se trata de un álbum que recoge de fotografías familiares, dibujos infantiles y recortes de prensa de un intenso periodo de crisis social y económica. Sus autores son Patrícia Almeida y David-Alexandre Guéniot, fundadores de la editorial, que en este proyecto trabajan con la colaboración indispensable de su hijo Gustavo y su amigo Gaspar, que en el momento de comenzar tienen 5 y 9 años respectivamente.

Ghost pretende -según se explica en su web- trabajar de un modo circular sobre las relaciones entre “el diseño, la fotografía, la literatura, la investigación y la edición”. Ma vie va changer es un buen ejemplo de esta compleja noción de autoría: firmado por Almeida y Guéniot, es un trabajo de archivo en el que se recogen imágenes de proyectos anteriores de los mismos autores, junto con una selección de recortes de prensa de autorías muy diversas, y dibujos de Gustavo y Gaspar. Ellos son, en realidad, tanto coautores como los lectores ideales de este trabajo: a ellos están destinadas las dos copias “originales” del álbum, que deberán abrir en el año 2030 y leerlas desde esa incierta perspectiva de futuro.

Ma vie va changer es así, en primer lugar, un juego privado o familiar al que nos podemos sumar también nosotros, los lectores que tenemos acceso a través una edición facsímil del original. La idea de juego aparece constantemente en el álbum, que está lleno de comidas familiares, fiestas de disfraces y trucos visuales, como la imagen en que Gustavo parece no tener cabeza. Un carácter lúdico que comparten otras publicaciones de Ghost, que también exigen la participación activa del espectador (como en la búsqueda de los niños que plantea Ollie Ollie Oxen Free, 2016) o que reflexionan sobre el propio carácter de juego que puede tener la práctica fotográfica (en Eu fotografo-te, a fotografa-lo, a fotografar-me, 2017).

En Ma vie va changer, esta ligereza aparece unida sin solución de continuidad a un relato muchas veces dramático de acontecimientos políticos y sociales: la crisis económica y la intervención de la troika en Irlanda, Grecia y Portugal, la primavera árabe, el 15-M español y otros movimientos internacionales de protesta contra el sistema… El carácter íntimo y autobiográfico del álbum queda así abierto a la crónica de unos acontecimientos públicos que invaden la vida privada de una familia que duda entre permanecer en Portugal o trasladarse a Francia. Leer el caso individual a la luz de los hechos generales es lo que plantea la propia idea del facsímil: frente al álbum original, el libro publicado ofrece una textura uniforme para el collage, lo reduce a blanco y negro, y añade una serie de post-its con traducciones de los textos: una manera de indicar que la lectura debe ser un poco más amplia que la que habitualmente se hace de un álbum de familia convencional, destinado a transmitir historias e imágenes privadas.

Sus propios autores han definido Ma vie va changer como un trabajo rápido, de urgencia, como una respuesta a una situación crisis global y personal: una interpretación de la historia reciente desde una perspectiva doméstica. Lo fundamental aquí es el montaje, que permite cruzar historias paralelas. Unas veces se plantean paralelismos muy claros, como el que muestra un grupo de fotógrafos de prensa junto a una Polaroid de Gustavo y Gaspar. Otras veces los juegos de referencias son más abiertos. Las imágenes de prensa sobre protestas se confunden con fotografías en las que se ve a Gustavo pintando pancartas o a David con los chicos en una manifestación. Y también se pueden encontrar imágenes procedentes de otros trabajos de Almeida y Guéniot, como I Fear Nothing (2012), que recoge mensajes de pancartas de la manifestación que llevó a la ocupación de la escalera frente al parlamento portugués en octubre de 2011. Así que, aunque Ma vie va changer es un álbum cerrado, la secuencia que plantea es muy abierta, que conecta explícitamente con otros proyectos de Ghost, y muestra la inevitable conexión que existe entre lo público y lo privado.

“Banks are like cancer”, decía una pancarta del movimiento Occupy Wall Street. En Ma vie va changer esta imagen se reproduce seguida por otras que muestran a Patricia Almeida rapada, aparatos médicos y una serie de titulares de prensa que se pueden aplicar también a la vida personal: “dias decisivos”, “prognóstico reservado”, “tenha medo, muito medo…” La enfermedad que conduciría al fallecimiento de la artista en noviembre de 2017 se anuncia así mediante una metáfora brutal, que aparece sin embargo velada, como una más dentro del flujo de imágenes sobre temas diversos que componen el libro. Estas circunstancias dan una intensidad muy especial a Ma vie va changer y al delicado equilibrio que consigue entre la reflexión histórica, la autobiografía y la protesta social.

Cómo citar:
ORTIZ-ECHAGÜE, Javier, “La vida pública y privada de las fotografías”, LUR, 25 de marzo de 2019, https://e-lur.net/biblioteca/ma-vie-va-changer/.