anterior cerrar

OstalgiaSimona Rota siguiente

OstalgiaOstalgia_03Ostalgia_04Ostalgia_06Ostalgia_07Ostalgia_08

La felicidad como ficción y sobrevivencia

Ros Boisier

¿Qué historia prevalece en Ostalgia entre tanta monumentalidad?, ¿es esta una historia personal o la historia común de millones de personas? Simona Rota vuelve sobre su memoria y la de su padre, Teodor Kurz, para revisitar esa atmosfera rígida de prohibiciones sociales —en los años ochenta, Rota era una niña que vivía en la República Socialista de Rumanía (RSR) gobernada por el dictador comunista Nicolae Ceaucescu—. O, al menos, las metáforas y sensaciones que han quedado en sus recuerdos. Rota utiliza la palabra y la fotografía, el diseño y la objetualidad del libro para conformar con armonía un discurso que traslada al lector a lugares de ruinas ideológicas de ocho países exsoviéticos, evidencia del vestigio de un gran proyecto político gélido y estructurado. La calidez de la intimidad de cada familia era la resistencia a todos los principios impuestos por el régimen.

En Ostalgia la materialidad es un elemento más del discurso; podría decirse que refuerza en su delicada y sobria fisicidad la idea del tiempo pasado: el libro parece un cuaderno antiguo de esquinas curvas y papel frágil de tono ligeramente envejecido (la simulación del paso del tiempo).…

Para seguir leyendo, regístrate o inicia sesión

Regístrate y disfruta gratis de los mejores contenidos sobre fotografía

Este contenido es exclusivo para lectores registrados. Regístrate en unos segundos y podrás acceder de manera inmediata. Es rápido y gratuito. Si ya estás registrado, inicia sesión para seguir navegando con normalidad.

¿No tienes una cuenta proLUR? Regístrate, ¡es gratuito!