anterior cerrar

Sentirse doliente siguiente

Ros Boisier
Entrevista

Un mundo imaginado en la oscuridad nos invita a seguir la estela de las emociones con la cautela que amerita explorar el dolor del otro. La falta de luz oculta los detalles de tal evocación incierta: los desdibuja, los desnuda, los libera de ser nombrados. Los sonidos ambiguos de los recuerdos y sus sombras, el temor a un movimiento inesperado. Perderse doliente por la empatía de los sentimientos compartidos, asumir la pérdida de un ser amado y no regresar del todo. Permanecer doliente ante el final ineludible de la vida.

Dimitra Dede se refugia en Mayflies, su mundo simbólico construido tras la pérdida de su madre. Mundo imaginado que habita como hija, como madre, como artista, atenta a las sensaciones que el cuerpo y la mente le transmiten y que ella escucha y atiende para posicionarse con potencia poética ante el duelo.

El universo íntimo de Mayflies se concentra en la experiencia de dos significativos momentos vitales: el duelo y la maternidad. ¿Cómo surge este trabajo? Y ¿cómo lograste el equilibrio para abordar ambas emociones con tanta coherencia?

Mayflies trata sobre la pérdida de una madre, concretamente de la mía. Es un viaje turbulento de recuerdos, sentimientos, dolor y aceptación. Siendo madre de tres hijos, utilicé esta forma creativa de aceptar mi pérdida. Estaba rota y al mismo tiempo debía ser fuerte por mis hijos, algo que la inmensa mayoría de las madres harían en mi misma situación. El día del funeral de mi madre nació mi necesidad de crear este libro. Mi madre vivía en Atenas y yo en Londres. Recibí una llamada con la mala noticia y tomé el primer avión hacia Atenas. Nunca tuve la oportunidad de despedirme. Solo besé su frente y esa sensación de su cuerpo congelado me persigue desde entonces. Una agitación de pensamientos extraños inundó mi mente y me sentí abrumada por numerosas controversias sobre el frío y el calor del hielo. En el libro, mi texto The music stopped (La música se detuvo) se refiere a eso. El cuerpo de mi madre estaba helado y la temperatura exterior era de 36 grados centígrados. El amor, el calor y la protección en los brazos de una madre y la extrema frialdad y soledad de perderla para siempre. La alegría, la calidez y el sentimiento único y sin precedentes del amor incondicional por otro ser humano, al convertirte en madre, se unen al miedo de perderle. Este tipo de amor es casi doloroso. Solo deseas proteger a tu hijo de cualquier peligro, cualquier dolor, cualquier problema. Tu vida cambia drásticamente, tú cambias por completo. Dejas de ser  autosuficiente. Eres progenitora, tutora y guía. Desde ese punto de vista, todo parece más serio, más interesante y, a menudo, más peligroso de lo que antes pensabas. Llegamos al mundo a través del calor y el amor de una madre, y nos vamos de él en soledad. El útero es nuestra entrada y lo perdemos, y en esta línea temporal creamos nuevas entradas. Llegamos sin saber por qué, ni cuál es nuestro cometido, por lo que vivimos un camino desconocido lleno de misiones. En este viaje, generalmente encontramos la seguridad que nos ofrece el amor maternal y cuando lo perdemos, nos quedamos solos con un sentimiento frío. Así continuamos y creamos calidez y amor para nuestros hijos sabiendo que tendrán tantas preguntas sin responder, sabiendo que serán dichosos e infelices, que estarán a salvo y en peligro. Ellos ‘heredarán’ la misma búsqueda y el mismo deber de transformar lo material en espiritual.

El tratamiento visual del cuerpo y la naturaleza, la oscuridad y las texturas aportan un misterio poético de gran potencia expresiva, ¿podrías contarnos en qué ha consistido tu proceso creativo?

La gestión de las imágenes fue un proceso violento que expresaba lo insoportable no solo a nivel psicológico/emocional sino también mediante un dolor corporal real. Vivo con una afección neurológica rara, que implica varios problemas de salud, como la parálisis y el dolor extremo. En el período posterior a la muerte de mi madre, los síntomas fueron terribles y decidí que quería añadir este elemento a mis imágenes. Sentí que me estaba consumiendo y quería que mi trabajo plasmara este sentimiento de desvanecimiento angustioso. En mi intento por añadir tales elementos a mis imágenes, empecé a abusar de mis negatividades e impresiones en todos sus formatos posibles. Usé todo: ácidos, fuego, cera, pintura, cortes y plegados.

En el libro Mayflies, publicado por Void en 2019, incorporas un texto al final de la secuencia de imágenes, ¿qué función cumple la palabra en este trabajo?

Desde el momento en que recibí la mala noticia del fallecimiento de mi madre y durante mi viaje a Grecia, mi estadía allí y mi viaje de regreso a Londres, tuve en mi cabeza todo el tiempo las palabras del texto The music stopped. Estaba segura de que tenía que hacer algo con ellas, así que las escribí y durante el proceso de duelo construí el cuerpo del trabajo y el libro a su alrededor.

Reelaborar los pensamientos de aquellos días, revivir los sentimientos y observar su evolución durante el período de duelo, así como meditar sobre la infancia, la maternidad, el paso del tiempo, la vida y la muerte y lo absurdo de todo, han constituido el cuerpo del trabajo durante un período de cuatro años. El libro y el flujo de las imágenes reproducen el viaje turbulento de los pensamientos y los recuerdos, y termina con la frialdad de la pérdida y el silencio de los paisajes helados que siguen, a su manera, la estructura del texto.

¿Qué ha significado para ti realizar este proyecto?

Este proyecto fue mi diario de luto y el adiós a mi madre.

¿En qué estás trabajando actualmente?

Para mí, trabajar y crear imágenes es un proceso imparable que responde a pensamientos y preguntas. Las imágenes que captan mi atención en ese momento parecen formar tres cuerpos de trabajo, pero es en el proceso de edición que la obra adquiere su formato final.


Encuentro con… es una sección que a través de entrevistas breves acerca a nuestros lectores la obra de nuevos referentes visuales que poseen un trabajo fotográfico de valor y relevancia contemporánea.

¿Conocías el trabajo de Dimitra Dede? ¿Qué te ha parecido Mayflies? Puedes expresar tu opinión dejando un comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *