anterior cerrar

Fotolibros mudos para niños: historias secretas siguiente

Ana Garralón

Por narración entendemos un acto de comunicación
cuyo significado es una historia, real o ficticia.

Ros Boisier

Los fotolibros mudos para niños son raros de ver en el panorama de la edición. Como ‘fotolibro mudo’ me refiero a aquellos que omiten cualquier tipo de texto entre sus páginas. En el ámbito de la literatura infantil también se conocen como silent books o wordless books, pero la palabra ‘mudo’ me resulta atractiva porque convoca a la vez dos ideas: la de silencio y la de quedarse sin palabras cuando el fotolibro tiene un gran impacto en los lectores.

Hay que tener valentía para asumir el reto, y el uso de fotografías no es que estén especialmente valoradas hoy en día en el mundo de la edición, poblado casi exclusivamente por ilustraciones. La mayoría de los fotolibros mudos son libros de conceptos como los creados por Tana Hoban en los años setenta del siglo pasado.…

Contenido de acceso bajo registro

Para leer este contenido exclusivo, debes tener una cuenta en LUR

Regístrate y podrás acceder de manera inmediata; no tiene ningún coste. Si ya estás registrado, inicia sesión

¿No tienes una cuenta? Regístrate, ¡es gratuito!