fbpx
anterior cerrar

Hubo un tiempo en el que el libro fue protagonista de los libros siguiente

Juan Pablo Huércanos

1

La edición de 2015 del festival PHotoEspaña introdujo, por vez primera, el formato autopublicado entre sus premios a los mejores fotolibros del año. Esta inclusión, que reproducía procesos similares producidos en festivales internacionales de cultura visual, otorgó la condición de categoría específica a la autopublicación, respondiendo así a la explosión del fotolibro autopublicado, un proceso disruptivo que había empezado a producirse unos años antes y que constituyó un factor fundamental de renovación y ampliación de las prácticas artísticas vinculadas a los procesos editoriales.

La ampliación de los límites del libro como vehículo de expresión artística ha constituido un fenómeno recurrente en diferentes momentos de la historia, pero en este contexto, la autogestión editorial se convirtió rápidamente en un síntoma, se erigió en la señal luminosa de un nuevo fenómeno que traspasó los espacios alternativos o undergrounds con los que se identificaba a las acciones del DIY, para conquistar espacios que, hasta el momento, le habían permanecido vedados.…

Este contenido es exclusivo para los usuarios registrados

Para leer este contenido, debes tener una cuenta en LUR

Regístrate y podrás acceder de manera inmediata; no tiene ningún coste. Hazte una cuenta y disfruta de una amplia oferta de contenidos exclusivos: artículos, entrevistas, reseñas de fotolibros, análisis críticos y mucho más.

Si ya estás registrado, inicia sesión

¿No tienes una cuenta? Regístrate, ¡es gratuito!