fbpx
anterior cerrar

Las hondas superficies siguiente

Pablo López

¿Adónde tengo pues que ir? A ninguna parte, a no ser a una naturaleza desnuda y vacía: ella me podría enseñar lo que yo le preguntaba en palabras.

Maestro Eckhart. El fruto de la nada

I

Entre el lector y el libro se intercambia un silencio. Lo abrimos. Lo dejamos sobre la mesa. Esta acción sencilla tiene el carácter de una invocación. En él hay un espacio no interpretado aún, como un camino al dibujarse, muy débil, en la tierra. Su sentido se forma en el tiempo: no es preciso descubrirlo, sino crearlo. Más que pasar páginas —un gesto, por otro lado, que puede ser hermoso— la lectura requiere acallamiento. La preparación para el libro: un gesto interior.

Con el deseo de alcanzar esta vivencia, pero sabiendo que no puede buscarse, un pensador ha puesto rumbo a la naturaleza. Estas eran las cosas vistas: el movimiento del maíz, o el animal que pasa sin hacer ruido.…

Este contenido es exclusivo para los usuarios registrados

Para leer este contenido, debes tener una cuenta en LUR

Regístrate y podrás acceder de manera inmediata; no tiene ningún coste. Hazte una cuenta y disfruta de una amplia oferta de contenidos exclusivos: artículos, entrevistas, reseñas de fotolibros, análisis críticos y mucho más.

Si ya estás registrado, inicia sesión

¿No tienes una cuenta? Regístrate, ¡es gratuito!