anterior cerrar

Albarrán Cabrera: “La imagen no cobra sentido hasta que no entra a formar parte del imaginario de quien la ve” siguiente

Ros Boisier

Si modificamos nuestros recuerdos cada vez que los revivimos, es porque la mente tiene el poder suficiente de obviar pasajes de nuestras vivencias y de cambiar la percepción que tenemos del mundo y de nosotros mismos. Las conexiones de la memoria son imprevisibles. En este sentido, ¿qué rol o poder le atribuimos a la imagen para transformar la percepción que tenemos sobre la realidad como convención cuando proyectamos el futuro?

Siendo precisos, no es que los recuerdos se cambien ni que obviemos parte de lo vivido. En realidad, un recuerdo no se guarda como algo aislado y estructurado. En nuestro cerebro sólo guardamos grupos de percepciones construidas con las sensaciones que nos han llegado a través de los sentidos. Cuando recordamos, unimos esas percepciones y les asociamos una narrativa. Como nuestro cerebro cambia con cada nueva experiencia, cada vez que recordamos el evento lo reconstruimos de una forma diferente.

Al recordar un evento pasado o imaginar un evento futuro se utiliza el mismo mecanismo cerebral.…

Este contenido solo es accesible para los lectores registrados

Disfruta gratis de los mejores contenidos

Regístrate en LUR en unos segundos y podrás acceder al contenido de manera inmediata. Es gratis, fácil y rápido. Si ya estás registrado, inicia sesión para seguir navegando con normalidad.

 

Regístrate