fbpx
Apoya
a LUR

Blog

Contenidos sobre fotografía, fotolibros y cultura visual para leer, ver y escuchar en forma de escritos, vídeos y ‘podcast’

anterior cerrar

Dios y diablo siguiente

Juan Zapater
Comentarios

Darren  Aronofsky pertenece al grupo de cineastas kamikazes al estilo de Terry Gilliam y Luis Buñuel. Son gentes sin freno que, en sus películas, se pasean con dios y con el diablo sin pagar el peaje de la fe; sin militar en iglesias ni credos. Como Gilliam, como Buñuel, el cine de Aronofsky (Pi: El orden del caos, 1998; Réquiem por un sueño, 2000; La fuente de la vida, 2006, El luchador, 2008, Cisne negro, 2010; Noé, 2014, entre otras obras firmadas como director), jamás se refugia en la contención y la razón. Darren no calibra el alcance de su pegada, ni la resistencia del público. Simplemente se emborracha de entusiasmo y se deja llevar por el relato que ha imaginado.

Y lo que ¡Madre! imagina parece una sobredosis de delirio bíblico. Si en su descompensado y errático trabajo sobre Noé, Aronofsky se paseaba desbocado por la historia del diluvio, aquí lleva más lejos su ruptura con la literalidad de las escrituras para palpar lo simbólico.…

Contenido exclusivo para usuarios registrados

Para acceder debes tener una cuenta en LUR

Regístrate y disfruta de toda la experiencia LUR de manera inmediata; no tiene ningún coste. Hazte una cuenta y podrás acceder a todo el contenido de LUR

Si ya estás registrado, inicia sesión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dona